PAÍS – LA VICEPRESIDENTE HABLÓ LUEGO DEL VEREDICTO JUDICIAL.

Foto: Videoprint

➡️ Después de un juicio oral y público que duró tres años y medio, Cristina Kirchner fue condenada este martes a una pena de seis años de prisión y quedar inhabilitada de manera perpetua para ocupar cargos públicos, según la mirada mayoritaria de una veintena de jueces y fiscales federales que siguieron el proceso del denominado caso Vialidad. “La condena estaba escrita”, consideró la vicepresidenta..

➡️ Desde el Senado de la Nación, donde la vicepresidente llegó unos treinta minutos antes de la lectura del veredicto, Cristina Kirchner analizó el veredicto de los jueces. “Tal cual lo dijimos hace tres años, la condena estaba escrita”, comenzó la vicepresidenta..

➡️ Y siguió: “Lo raro de la condena de hoy es que es por administración fraudulenta. No quiero detenerme tanto en lo estrictamente jurídico, pero quiero leer el artículo 171. En su inciso 7, se establece la conducta que se hace responsables de acuerdo al Código Penal. Dice: ‘El que por disposición de la ley de la autoridad o por un acto jurídico tuviera a su cargo la administración de bienes ajenos y con el fin de procurar para sí un lucro indebido o para causar daños violando sus deberes’”..

➡️ “Como ustedes me habrán escuchado durante los alegatos, probé absolutamente, y así lo hizo también nuestra defensa, que de acuerdo a la Constitución, yo no tengo el manejo de las leyes del Presupuesto, porque lo curioso es que el delito lo cometí por la sanción de leyes”, continuó Cristina Kirchner, y remarcó: “Yo no legislo. No sancioné las leyes del Presupuesto, esos fueron los diputados y senadores. Tampoco el Presidente de la República”..

➡️ “Esto es mucho más simple, esto no es ni lawfare ni partido judicial: esto es un estado paralelo y mafia judicial”, definió la vicepresidenta, y enfatizó: “Y la confirmación de la existencia de un sistema paraestatal donde se decide sobre la vida, el patrimonio, la libertad de los argentinos, que está afuera de los resultados electorales”.

Fuente: La Gaceta.